Una mujer del condado de Hernando es la última floridana en ganar el premio mayor de un raspadito de la Lotería de la Florida.